Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

16
Ene
2018

La primera en la frente

0 comentarios

 

     La primera en la frente para que nos libre Dios de los malos pensamientos, decía el Catecismo. Porque en la frente está el cerebro que es el alimento de todas nuestras voliciones y decisiones personales. La libertad se trabaja en este órgano. Es lo más noble que Dios nos ha dado y es en él donde podemos originariamente encontrar a Dios, pues las huellas de Dios todavía están calientes y más fácilmente podemos rastrear sus vestigios.

     En cambio, nadie llamará buenos pensamientos a los gérmenes de odio a los semejantes, a las conductas dictadas por la prepotencia, al creerse el centro del universo y al querer sustituir a Dios en la existencia de la naturaleza, al creerse el ombligo del mundo y querer reemplazar a Dios en el gobierno del mundo.

     A esos demonios hay que espantarlos con la cruz y hay que librarse de todos esos malos pensamientos. Y pedir a Dios ser librado de esa primera tentación del desierto que afectó a Jesucristo. Porque es una tentación el desear tantas cosas buenas y hermosas como hay en el mundo, pero a precio de postrarse y adorar esos diosecillos de la insolidaridad, el avasallamiento del pobre, la desconsideración al que sufre dolencias físicas y el amor propio por encima de toda justicia; prepotencia en una palabra.    

    Y son tentaciones que pueden sobrevenir a nuestra mente porque están en los antípodas de lo que es buscar a Dios con corazón sencillo, compasivo, solidario y afable con todos nuestros semejantes. Dios no está en ese camino y nunca encontraremos en él a Dios quien camina por los caminos de la sencillez y humildad. Y que desconoce esas sendas tortuosas del amor propio  y orgullo.

     Malos deseos es el afán desmesurado de poder, envidia de todo lo que tienen los otros, ira ante quien ha rozado el chasis de nuestro coche, o quien inadvertidamente nos pisa el callo del pié y soberbia de vida de querer estar siempre por encima de los demás en prestigio y poder civil.

     A Dios se le busca desbrozando el camino, quitando tantas malas yerbas como nacen en el corazón del hombre. Porque no se busca a Dios con cualquier pensamiento  sino sólo con el que dignifica el hombre, con el que intenta hacernos progresar en la línea del bien y con el que reconoce que todas las criaturas son de igual dignidad porque todos ellas son hechas por un Ser Supremo.

Posterior Anterior


Deja tu comentario

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply