Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

19
May
2017

Noverim me, noverim Te

1 comentarios

Genial y profundo S. Agustín cuando afirma que para conocer a Dios hay que empezar conociéndose a sí mismo: “Que me conozca a mí mismo y así Te conoceré: tal es mi plegaria” (Solil., l.2, c.1). Con razón afirma el filósofo J. Hessen que “S. Agustín es el más grandioso buscador de Dios del mundo antiguo”.

Buscar a Dios no es un rito vacío de la vida sino la tarea fundamental de conocerse a sí mismo, de ser consciente de la propia identidad singular y de sentirse uno distinto e irrepetible en la totalidad de los hombres, es decir, ser célula viva en la sociedad. Es el modo como nos definiríamos ante quien nos pregunta -¡y no es Hacienda, por supuesto¡- quiénes somos y de dónde venimos. La conciencia de lo singular e irrepetible es lo que nos distingue de todos los primates de los que derivamos; llegar a homo sapiens supuso la toma de conciencia de la singularidad, de la libertad personal y de la irrepetibilidad de uno mismo respecto a los demás.

No hay persona humana si no hay conciencia de la singularidad de las propias huellas digitales, de que somos algo distinto y diverso por nuestro origen y nuestro fin. Buscar a Dios en la vida no se puede encomendar a una agencia de viajes, ni a una sociedad de detectives, ni pagar a alguien que nos haga ese servicio, pues es la obra personal e intransferible de nuestra vida personal. No saber lo que es Dios para nosotros es lo mismo que no tener carnet de identidad humana o vivir sin papeles en la sociedad humana. Bucear en lo que somos ya es rastrear a Dios aun sin saberlo ni ser conscientes de lo que buscamos, pues nada de lo que hay en nosotros se comprende sin un Ser Supremo y nuestro Creador. Sin Dios no hay explicación de quiénes somos.

Posiblemente nunca ha existido una sociedad tan opaca a lo divino  y tan encerrada en lo mundano y temporal como lo son las sociedades modernas de gran desarrollo económico, técnico y científico. Por eso una sociedad superavanzada tecnológicamente es una sociedad ignorante de lo que es un ser humano al desnudo.

He aquí por qué una sociedad que facilita y promueve el acceso a todos los bienes que a generaciones anteriores eran inasequibles, ahora se ha vuelto inepta para facilitar el acceso a lo religioso y a lo ultramundano. No conocer a Dios equivale a andar perdido en la vida o sin posibilidad de identificarse ante quien nos interrogue quiénes somos.

Posterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
AP
19 de Mayo de 2017 a las 17:52

Hermosa y sabia entrada. Imprescindible
Antonio Praena