Buscando a Dioshttp://buscandoadios.dominicos.org/Reflexiones de un cristiano de a piees-esCopyright 2018 Orden de Predicadores. Todos los derechos reservados.Fri, 19 Oct 2018 00:00:00 +020020Historia de amor y dolor… para no olvidar. Impresionante.http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/historia-de-amor-y-dolor-para-no-olvidar-impresion/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>Por casualidad cay&oacute; en mis manos la obra <em>Mi hijo, mi maestro</em>. Su autora es Isabel Gemio. No la conozco y s&oacute;lo s&eacute; de ella lo que saben todos los espa&ntilde;oles: es magn&iacute;fica locutora de radio&nbsp; e inigualable presentadora de series televisivas. Se trata del amor y dedicaci&oacute;n a un hijo enfermo desde la m&aacute;s tierna edad. Enfermedad: Distrofia muscular. &nbsp;En plata: p&eacute;rdida progresiva del uso de m&uacute;sculos hasta la total inactividad. &ldquo;Enfermedad cruel, despiadada de ni&ntilde;os y ni&ntilde;as que nacen aparentemente sanos pero de forma paulatina les va quitando la libertad para jugar, correr, moverse, comer, abrazar, cepillarse los dientes, rascarse, acariciar&rdquo; (p. 161). Espeluznante. Tragedia familiar. Enfermedad rara y sin curaci&oacute;n posible. Para colmo, el diagn&oacute;stico llega cuando la madre est&aacute; embarazada de otro hijo.</p> <p>La madre: &ldquo;me pregunto por qu&eacute; los ni&ntilde;os, los seres m&aacute;s puros e ingenuos, deben pasar por experiencias tan dolorosos e incomprensibles. Sigo buscando la respuesta&rdquo; (p. 43). En una visita al colegio al que asist&iacute;a: &ldquo;conservo una imagen&nbsp; de mi hijo sentado solo en una esquina del patio, viendo c&oacute;mo los ni&ntilde;os se divert&iacute;an&hellip; y &eacute;l excluido del coro de los ni&ntilde;os afortunados&rdquo; (p. 130).</p> <p>&ldquo;Cuando mi hijo se dio cuenta de que era diferente, incapaz de hacer lo que otros ni&ntilde;os hac&iacute;an, comenz&oacute; a abandonar el para&iacute;so de la infancia. Ese d&iacute;a &eacute;l se pregunt&oacute; por qu&eacute; a &eacute;l, y como no lo comprendi&oacute;, ni obtuvo respuesta, dej&oacute; de creer en Dios&rdquo; (p. 46).</p> <p>El dolor llega a su colmo por no poder tener ni siquiera los abrazos del hijo.&nbsp; Los brazos del hijo no pueden alzarse para abrazar a su madre. &ldquo;Sobre los once o doce a&ntilde;os ya no consegu&iacute;a subir los brazos para abrazarme. Entonces se los cog&iacute;a y los pon&iacute;a alrededor de mi cuello como una rebeli&oacute;n contra aquella maldita enfermedad que le iba arrebatando todo, hasta su forma de abrazarme&rdquo; (p. 161). &nbsp;&iquest;Hay dolor mayor que una madre sol&iacute;cita no pueda abrazar al hijo enfermo? Y no obstante &ldquo;le digo a mi hijo que &eacute;l es mi Buda personal, mi maestro, mi gu&iacute;a, mi ejemplo, mi luz&rdquo;.</p> <p>En medio de tanto dolor surge un rayo de luz inexplicable: &ldquo;No hace mucho tiempo, estando solos los dos, volvimos a hablar de dioses y creencias&hellip;. Y como casi siempre, me dej&oacute; sin palabras. <em>Dios es amor</em> me dijo con la mayor naturalidad. Que mi hijo expresara algo tan profundo sin haber estudiado a los budistas o religi&oacute;n alguna, sin haber accedido a grandes debates sobre las necesidades espirituales del ser humano, me emocionaba&rdquo; (p. 233). Su sol&iacute;cita madre a la que le dec&iacute;a esto no es creyente y se confiesa atea, seg&uacute;n dice ella misma.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Fri, 19 Oct 2018 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/historia-de-amor-y-dolor-para-no-olvidar-impresion/También Dios anda a la búsqueda…http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/tambien-dios-anda-la-busqueda/<p>Por lo que nos dice la Biblia, la b&uacute;squeda no es s&oacute;lo un modo de comportarse los hombres. Tambi&eacute;n Dios aparece buscando. &iquest;Qu&eacute; busca Dios?</p> <p>Jes&uacute;s se presenta como buen pastor &ldquo;buscando la oveja perdida&rdquo;; su actitud se compara a la &ldquo;viuda pobre que pierde una moneda y remueve toda la casa hasta que la encuentra&rdquo;; en la par&aacute;bola del hijo pr&oacute;digo, el padre (Dios) est&aacute; ansioso buscando todos los d&iacute;as la vuelta de su hijo. El evangelio de Lucas dictamina cu&aacute;l es la b&uacute;squeda de Dios: &ldquo;El Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido&rdquo; (Lc 19,10).</p> <p>No creo que la actitud de b&uacute;squeda sea propia de seres imperfectos o desorientados o empobrecidos y vagabundos, sino que es la actitud del Dios que en virtud de su humanidad tiene comportamientos de intranquilidad, de ansia y de anhelo. Dios en su humanidad busca como cualquiera de nosotros.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Thu, 04 Oct 2018 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/tambien-dios-anda-la-busqueda/Hasta que Colón baje el dedohttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/hasta-que-colon-baje-el-dedo/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>Lo hemos visto siempre en tantas estatuas del descubridor de Am&eacute;rica. Siempre con el dedo enhiesto e imperturbable se&ntilde;alando el camino a Occidente donde encontrar las Indias. Aqu&iacute; mismo en la ciudad en la que estoy tenemos a ese imperturbable Col&oacute;n apuntando siempre al verdadero camino. Pero es que hay muchos que tambi&eacute;n se pasan la vida se&ntilde;alando la verdadera soluci&oacute;n. Lo oigo continuamente en los medios de comunicaci&oacute;n social. Personas que afirman impert&eacute;rritas que se acabar&aacute;n con las v&iacute;ctimas del machismo el d&iacute;a que ellos suban el poder; personas que piensan que la inseguridad ciudadana acabar&aacute; cuando ellos tengan el poder; quienes afirman que los juicios disparatados de los jueces se acabar&aacute; cuando ellos lleguen al poder; otros afirman que la injusticia social se terminar&aacute; cuando ellos triunfen en las elecciones; quienes afirman que este mundo ser&aacute; una balsa de tranquilidad y paz cuando ellos est&eacute;n arriba&hellip; y as&iacute; sucesivamente repiten el sonsonete cuantos est&aacute; impert&eacute;rritos se&ntilde;alando con el dedo.</p> <p>Estas personas suelen ignorar que el mal existe siempre en el mundo. Que las cosas que van mal han existido siempre porque toda obra pol&iacute;tica es siempre un intento de arreglar algo. Hay que ser humilde en ese prop&oacute;sito de arreglo universal de &nbsp;lo que est&aacute; mal. Y no hay que ser tan optimista en creer que las cosas marchar&aacute;n siempre a gusto de todos, entre otras razones porque los gustos de todos son infinitamente diferenciados, sobre todo en nuestros d&iacute;as en que &ldquo;tot capita quot sententiae&rdquo;.</p> <p>El arreglo de la vida humana es tarea para rato. Dios mismo quiere arreglar las cosas y lleva siglos sin lograrlo, como lleva siglos tratando de ense&ntilde;ar a los hombres donde est&aacute; la salvaci&oacute;n y&nbsp; sigue sin conseguirlo despu&eacute;s de muchos siglos&hellip;.</p> <p>Solo los tontos son los que se fijan en el dedo cuando se est&aacute; apuntando al cielo. As&iacute; son muchos de los que nos prometen infinidad de cosas se&ntilde;al&aacute;ndolas con el dedo. Pero ninguno de ellos se pone a trabajar y a cambiar ellos en su vida y por ello hacer presente a lo que se se&ntilde;ale y no&nbsp; decir a los dem&aacute;s hacia d&oacute;nde tendr&iacute;an que ir. Yo prefiero no se&ntilde;alar con el dedo destinos inalcanzables y s&iacute;&nbsp; conseguir cosas d&iacute;a a d&iacute;a.</p> <p>Buscar a Dios es buscar a quien es el supremo ser tolerante. Lleva siglos tolerando la sinraz&oacute;n de los hombres, el olvido de sus leyes y soportando el mal del mundo. Es quiz&aacute; la mayor ense&ntilde;anza del Dios. La tolerancia y el soportar a todos los que no son como tu voluntad quisiera que fueran. Buscar a Dios es buscar a quien sostiene todo nuestro ser y no buscar a quien solucione lo que nosotros no podemos conseguir, Eso no es buscar a Dios sino buscar alguien que trabaje por nosotros.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Mon, 18 Jun 2018 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/hasta-que-colon-baje-el-dedo/Tanto si Dios existe como si no, se le echa mucho de menoshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/tanto-si-dios-existe-como-si-no-se-le-echa-mucho-d/<p>&nbsp;</p> <p>No he encontrado nunca una persona que est&eacute; satisfecha del modo como son gestionadas&nbsp; las cosas p&uacute;bicas, del modo como gobiernan los que tienen el poder o del modo como se llega a acordar y solucionar los conflictos&nbsp; sociales. Da la impresi&oacute;n de ser imposible llegar a un acuerdo aceptable por las partes interesadas y que suscite la concordia de todos los ciudadanos. En todas partes se suspira por alguien que arregle esto, que imponga sensatez y cordura all&iacute; donde reina la confusi&oacute;n y el desmadre. No hay manera de ponerles de acuerdo. Y que sea por consiguiente alguien que est&aacute; por encima de todos y sea autoridad indiscutida frente a la incongruencia de los humanos. Alguien que sea&hellip; Dios.</p> <p>Tenemos el ansia de acabar las injusticias flagrantes que hay en todo el mundo, de dar raz&oacute;n a quien la tiene y de no embadurnar las cosas hasta el punto de hacerlas irremediables, de que quien tiene la raz&oacute;n sea el &uacute;nico triunfante en las luchas de las vida. No hay alguien que ponga de acuerdo a los que leg&iacute;timamente piensan lo contrario. Y esto solo lo remediaria&hellip; Dios</p> <p>Quisi&eacute;ramos que todo el que tiene un sufrimiento de cuerpo o esp&iacute;ritu fuera consolado y ayudado en su situaci&oacute;n, de que existan medicinas que remedien toda enfermedad, de que todos los enfermos tengan remedio en sus manos y que todos los desconsolados tengan el alivio pronto y sincero. Pero esto solo lo puede hacer&hellip; Dios</p> <p>Por ello creyentes o ateos, agn&oacute;sticos o meapilas reclaman a Dios que venga a arreglar este tinglado en el que estamos metidos y que nadie acierta a solucionar. Y somos nosotros los que lo hemos planteado y no podemos echar la culpa al Creador. Siempre se desea que otro arregle este desbarajuste, pero que lo arregle a nuestro modo ver, seg&uacute;n nuestras convicciones personales y&hellip; a nuestro personal gusto. Eso &hellip; de no ser Dios no hay quien lo haga.</p> <h5>Pues, se&ntilde;ores, eso por lo que suspiran conforme a sus gustos e idiosincrasia&hellip; pues es un tapagujeros. Eso no es Dios.</h5>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Fri, 11 May 2018 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/tanto-si-dios-existe-como-si-no-se-le-echa-mucho-d/Sacar a Dios a la calle…http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/sacar-dios-la-calle/<p>&nbsp;</p> <p>Hace poco le&iacute;a en una revista que presentaba su lema de vida p&uacute;blica religiosa como &ldquo;sacar a Dios a la calle&rdquo;. Respeto sus intenciones, que tampoco conozco en concreto, pero tengo la osad&iacute;a de cambiarlo diciendo: &ldquo;buscar a Dios en la calle&rdquo; y no en propiedad sacarlo de lugares sagrados porque Dios ya est&aacute; siempre en la calle. Me atrevo a pensar que eso es lo que pretenden muchas asociaciones que priman su car&aacute;cter secular: Dios est&aacute; en la calle, en los campos, en las monta&ntilde;as, entre las muchedumbres urbanitas y en los lugares m&aacute;s abyectos; all&iacute; donde hay un h&aacute;lito de vida humana est&aacute; el Dios de la vida y donde hay algo creado est&aacute; el Creador.</p> <p>Quien se tiene que mover buscando a Dios es la persona humana cuando se interroga por el sentido de su existencia, por el significado de libertad y por el valor que tiene lo que nos rodea. A Dios se le busca cuando se busca la raz&oacute;n del vivir, de esperar el futuro y del compartir con el pr&oacute;jimo sufrimientos, enfermedades, incapacidades, as&iacute; como amor, alegr&iacute;as o ratos de esparcimiento; en una palabra, se trata de dar sentido a todo lo que acontece a nuestro alrededor y de lo que en verdad nos pasa.</p> <p>Es decir, buscar a Dios no es un divertimento o pasatiempo de birlibirloque, sino una tarea que nos resit&uacute;a en la vida cara a nuestros semejantes y cara a nuestro propio destino final.</p> <p>El encuentro con Dios se da en la calle, en la vivienda o en lugar del trabajo, sobre el asfalto como sobre la tierra, al caerse del caballo o al subirnos a un medio de locomoci&oacute;n r&aacute;pido&hellip; No hay nada determinado ni prefijado. Pero s&iacute; es cierto que cuando se realiza es lo m&aacute;s profundo nuestro y lo que m&aacute;s nos concierne. No es una aventurilla pasajera m&aacute;s, ni una an&eacute;cdota que contar a nuestros contertulios en la barra; es m&aacute;s bien algo que nos altera profundamente. Que marca nuestra historia en la vida y que siempre abrir&iacute;a una p&aacute;gina nueva de nuestro diario o un cap&iacute;tulo especial de nuestra biograf&iacute;a por escribir. Y sobre todo, que cambia nuestra manera de ver a los dem&aacute;s y nuestra manera de estar en el mundo como seres responsables.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Tue, 13 Feb 2018 00:00:00 +0100http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/sacar-dios-la-calle/La primera en la frentehttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/la-primera-en-la-frente/<p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;La primera en la frente para que nos libre Dios de los malos pensamientos, dec&iacute;a el Catecismo. Porque en la frente est&aacute; el cerebro que es el alimento de todas nuestras voliciones y decisiones personales. La libertad se trabaja en este &oacute;rgano. Es lo m&aacute;s noble que Dios nos ha dado y es en &eacute;l donde podemos originariamente encontrar a Dios, pues las huellas de Dios todav&iacute;a est&aacute;n calientes y m&aacute;s f&aacute;cilmente podemos rastrear sus vestigios.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;En cambio, nadie llamar&aacute; buenos pensamientos a los g&eacute;rmenes de odio a los semejantes, a las conductas dictadas por la prepotencia, al creerse el centro del universo y al querer sustituir a Dios en la existencia de la naturaleza, al creerse el ombligo del mundo y querer reemplazar a Dios en el gobierno del mundo.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;A esos demonios hay que espantarlos con la cruz y hay que librarse de todos esos malos pensamientos. Y pedir a Dios ser librado de esa primera tentaci&oacute;n del desierto que afect&oacute; a Jesucristo. Porque es una tentaci&oacute;n el desear tantas cosas buenas y hermosas como hay en el mundo, pero a precio de postrarse y adorar esos diosecillos de la insolidaridad, el avasallamiento del pobre, la desconsideraci&oacute;n al que sufre dolencias f&iacute;sicas y el amor propio por encima de toda justicia; prepotencia en una palabra.&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;Y son tentaciones que pueden sobrevenir a nuestra mente porque est&aacute;n en los ant&iacute;podas de lo que es buscar a Dios con coraz&oacute;n sencillo, compasivo, solidario y afable con todos nuestros semejantes. Dios no est&aacute; en ese camino y nunca encontraremos en &eacute;l a Dios quien camina por los caminos de la sencillez y humildad. Y que desconoce esas sendas tortuosas del amor propio&nbsp; y orgullo.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;Malos deseos es el af&aacute;n desmesurado de poder, envidia de todo lo que tienen los otros, ira ante quien ha rozado el chasis de nuestro coche, o quien inadvertidamente nos pisa el callo del pi&eacute; y soberbia de vida de querer estar siempre por encima de los dem&aacute;s en prestigio y poder civil.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;A Dios se le busca desbrozando el camino, quitando tantas malas yerbas como nacen en el coraz&oacute;n del hombre. Porque no se busca a Dios con cualquier pensamiento&nbsp; sino s&oacute;lo con el que dignifica el hombre, con el que intenta hacernos progresar en la l&iacute;nea del bien y con el que reconoce que todas las criaturas son de igual dignidad porque todos ellas son hechas por un Ser Supremo.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Tue, 16 Jan 2018 00:00:00 +0100http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/la-primera-en-la-frente/Mi felicitación de Navidad a todos, creyentes y no creyenteshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/mi-felicitacion-de-navidad-todos-creyentes-y-no-cr/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Deseo felicitar la Navidad a familiares y amigos de los que tengo memoria y a todos los que haya conocido alguna vez pero mi debilitada memoria ya no retiene sus nombres. A todos les deseo&nbsp; compartir un rato de silencio y meditaci&oacute;n cerca de la cuna del Ni&ntilde;o Dios para pedirle perd&oacute;n porque la paz que &eacute;l vino a traer al mundo la hemos hecho saltar en pedazos y su amor lo hemos tergiversado en odios, crueldades, rencores, enconos, xenofobias sin cuento. Dan ganas de llorar en presencia de este ni&ntilde;o Dios, que supongo llorar&iacute;a como todo ni&ntilde;o al nacer, pero que hoy, despu&eacute;s de tanto tiempo y cuando ya no existe el ni&ntilde;o, lo sigue haciendo para pedir alimento, atenci&oacute;n y cercan&iacute;a.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Pero advierto que a los que no creen en Dios ni en la religi&oacute;n no les conmueve lo m&aacute;s m&iacute;nimo el recuerdo del Ni&ntilde;o Dios nacido entre pa&ntilde;ales, en un pesebre inh&oacute;spito, con la adoraci&oacute;n de ingenuos pastores o la pleites&iacute;a acaramelada de unos magos. A estos no creyentes no s&eacute; c&oacute;mo felicitarles las navidades. &iquest;Aceptar&aacute;n, al menos, que les diga Felicidades porque hay esperanza de un mundo mejor, porque ha ca&iacute;do del cielo una brizna de amor, porque hace siglos alguien plant&oacute; una peque&ntilde;a semilla de humanidad que hoy fructifica en atenci&oacute;n a millones de emigrantes y el cuidado de ni&ntilde;os hambrientos? Y tambi&eacute;n por sentir indignaci&oacute;n ante toda esclavitud y vejaci&oacute;n. Y, si es preciso, dar un pu&ntilde;etazo en la mesa ante toda desigualdad vigente. &iexcl;Pues si eso mismo es lo que celebramos todos los creyentes! Y es lo que nos une a creyentes y no creyentes.</p> <p>Para todos, pues, Felices Navidades.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Tue, 12 Dec 2017 00:00:00 +0100http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/mi-felicitacion-de-navidad-todos-creyentes-y-no-cr/Pues, sí. Sólo soy un cristiano corriente y molientehttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/pues-si-solo-soy-un-cristiano-corriente-y-moliente/<p>Veo con frecuencia llamadas a formar cristianos de &eacute;lite, a buscar seres que sean los primeros en cualquier actividad p&uacute;blica, comprometidos hasta el cuello para ser&nbsp; vedettes de la tele o cabezas de serie de programas de gran audiencia o ganadores de cualquier competici&oacute;n p&uacute;blica; en una palabra, exhortaciones a acrecentar el elenco de primeras figuras de la sociedad religiosa, selecci&oacute;n de famosos que luego hacen declaraciones sobre todo lo habido y por haber.</p> <p>Pues, no. Yo no quiero ser de esos nombres de &eacute;lite o de la crema de la sociedad o l&iacute;deres de la vida. Me contento con ser uno del mont&oacute;n de la tropa de los creyentes. De los de vida ordinaria, de los que pasan su vida intentando vivir el d&iacute;a a d&iacute;a, de los que a trancas y barrancas cumplen con sus deberes dictados por &nbsp;la recta raz&oacute;n, dejando muchas veces pelos en la gatera. Tengo bastante tarea con vivir el d&iacute;a a d&iacute;a, ganarme el pan de cada d&iacute;a con dignidad, atender a las mil necesidades de tantos indigentes, pagar la factura mensual de la luz&nbsp; y&hellip;&nbsp; disfrutar&nbsp; algunos d&iacute;as de vacaciones al a&ntilde;o que me permiten mis ahorros obtenidos con sudores.</p> <p>&iquest;Por qu&eacute; no merezco un poco de solicitud de aquellos que miran el bien de los dem&aacute;s? Porque yo no voy a formar parte de los seres ejemplares, de los que tienen calles en la ciudad o de los que se recuerda en el aniversario o de los que tienen la casa plagada de placas conmemorativas. S&oacute;lo tengo el poder de votar las autoridades cuando hay elecciones y, por cierto, lo cumplo, aunque &iexcl;maldito el uso que hacen de mi voto!</p> <p>Jesucristo no dedic&oacute; su vida a formar grupos de selectos y los que &eacute;l cur&oacute; no eran dechados de virtud ni &iacute;dolos de masas ni de la &eacute;lite israelita. As&iacute; es que conmigo no va eso de buscar l&iacute;deres religiosos o formar grupos de &eacute;lite del esp&iacute;ritu o desfile de ejemplares a imitar. Lo dicho, soy del mont&oacute;n, de los que van a pi&eacute; por la senda de la vida&hellip; Pero, por favor, dir&iacute;janse alguna vez a nosotros; no nos olviden cuando discurren sobre la perfecci&oacute;n en la b&uacute;squeda de Dios. O cuando se hacen planes de pastoral para &eacute;lites espirituales. &iquest;O es que a los millones de seres tibios se les niega el reino de Dios?</p> <p>Tambi&eacute;n los cristianos an&oacute;nimos, los del mont&oacute;n y con solo el DNI del bautismo, son seres queridos por Dios. Tambi&eacute;n se busca a Dios llevando una vida ordinaria. En la pastoral apenas se les reconoce, pues abunda la pastoral para elegidos, para vocaciones de vida religiosa, para l&iacute;deres laicos, para h&eacute;roes de la televisi&oacute;n. Pues hay muchos que no son as&iacute;. Seguiremos apuntados a la pastoral del com&uacute;n.</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Mon, 04 Dec 2017 00:00:00 +0100http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/pues-si-solo-soy-un-cristiano-corriente-y-moliente/El sufrimiento de los inocentes: abrupto escollo para buscar a Dioshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/el-sufrimiento-de-los-inocentes-abrupto-escollo-pa/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Hay una gran causa de la increencia y es el sufrimiento de los inocentes: &iquest;C&oacute;mo se explica que un Dios que es Amor no libere a tantos inocentes del sufrimiento injusto que padecen? Son situaciones muy delicadas y que todos hemos conocido. Se trata de dolores f&iacute;sicos causados a personas inocentes, como ni&ntilde;os, o v&iacute;ctimas inocentes de guerras, hambre, enfermedades incurables o v&iacute;ctimas de atropellos que dejan tarados para toda la vida, que dejan limitaciones f&iacute;sicas, impedimentos o dependencia. Si hablamos de un Dios Omnipotente, &iquest;c&oacute;mo aceptar que no remedie ese sufrimiento del inocente y castigue a su verdadero autor? &iquest;C&oacute;mo aceptar un Dios justo y misericordioso en estos casos?</p> <p>A m&iacute; esto me deja mudo. No s&eacute; responder a quien me comparte sus vacilaciones. Reconozco que la Teodicea que estudi&eacute; me deja desamparado ante la pregunta de por qu&eacute; tolera Dios una injusticia tan flagrante y no encuentro ninguna explicaci&oacute;n convincente a la presencia del mal en el mundo, sobre todo si se habla de un Dios Todopoderoso y que tiene en sus manos todo lo que sucede en el mundo. Si hay alguna explicaci&oacute;n, yo no la conozco y no tengo otra postura ante estas situaciones que el silencio. Y si para m&iacute; es un enigma, no me imagino lo que ser&aacute; para quien titubea en su fe o para quien por fas o nefas no conoce a Dios. Un te&oacute;logo c&eacute;lebre tachaba de &ldquo;sadismo teol&oacute;gico&rdquo; el intento de vincular a Dios con el sufrimiento humano. Y en otro &nbsp;leo: &lsquo;el cristiano renunciar&aacute; a explicar definitivamente el dolor y a mostrar que tiene sentido y es l&oacute;gico&rsquo;. Los te&oacute;logos que escribieron del horror de los campos de concentraci&oacute;n nazis guardaron silencio sobre una explicaci&oacute;n de teodicea que intentara armonizar la existencia de Dios con el mal. Jam&aacute;s se podr&aacute; entender el dolor humano y pienso que la &uacute;nica salida es soportarlo desde la fe cristiana. Lo dem&aacute;s es charlataner&iacute;a y curander&iacute;a enga&ntilde;osa que ya denunci&oacute; Job: &ldquo;&iquest;Me quer&eacute;is consolar con vaciedades? &nbsp;Vuestras respuestas son puro enga&ntilde;o para m&iacute;&rdquo; (Job 21,34).</p> <p>&iquest;Por qu&eacute; son atormentados ni&ntilde;os inocentes? &iquest;Por qu&eacute; sufren incapacidad las personas que s&oacute;lo desean ayudar a los dem&aacute;s? El dolor no busca ser entendido sino descartado y es siempre un obst&aacute;culo grave al acercarse a Dios, el gran obst&aacute;culo de quienes buscan al Dios del Amor. Dios estar&iacute;a por debajo del nivel &eacute;tico de cualquier padre con un hijo enfermo&nbsp; o de cualquier madre atada de por vida al cuidado de un hijo discapacitado. Se dice que Romano Guardini, moribundo, dec&iacute;a que en el Juicio Final aprovechar&iacute;a para preguntar: &iquest;Por qu&eacute; raz&oacute;n, Dios m&iacute;o, el dolor de los inocentes?</p> <p>Podr&iacute;amos preguntar: &iquest;no ser&iacute;a mejor ninguna creaci&oacute;n que la creaci&oacute;n tal como est&aacute;, con el dolor formando como una segunda naturaleza? &iexcl;Cuantas personas que sufren maldicen la hora en que nacieron, empezando por el justo Job y continuando hasta nuestros d&iacute;as! Preferir&iacute;amos devolver la entrada en este mundo a vivir en &eacute;l con este espect&aacute;culo.</p> <p>Entonces mi &uacute;nica reflexi&oacute;n personal es una consecuencia de mi fe. El dolor es inexplicable para la raz&oacute;n y lo &uacute;nico que la fe ense&ntilde;a es impedir buscar una explicaci&oacute;n. Tener una soluci&oacute;n ser&iacute;a el gran pecado de creerse como dioses: si uno tuviera una raz&oacute;n osar&iacute;a ser como Dios, es decir tener la clave de la creaci&oacute;n de los seres humanos. Eso solo est&aacute; en la mente divina, nunca en las criaturas. Buscar, pues, razones de la creaci&oacute;n es pretender sustituir a Dios; es la m&aacute;xima osad&iacute;a del orgullo humano.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Tue, 17 Oct 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/el-sufrimiento-de-los-inocentes-abrupto-escollo-pa/Se armó la de Dios es Cristohttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/se-armo-la-de-dios-es-cristo/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; No creo que los fieles de los tiempos del Concilio de Nicea supieran mucha teolog&iacute;a pues eran la mayor&iacute;a analfabetos y no pod&iacute;an leer las Escrituras. Por eso no entend&iacute;an la sutileza de las dos naturalezas en Cristo, lo de Cristo como Hijo unig&eacute;nito de Dios, lo de un Dios asumiendo naturaleza formalmente id&eacute;ntica la nuestra, si existe consubstancialidad trinitaria, si los homoousianos ten&iacute;an raz&oacute;n o no&hellip;. Total: ante la imposibilidad de tomar parte en las interminables disputas teol&oacute;gicas de la doctores, el pueblo sencillo lo resumi&oacute; diciendo que hab&iacute;an armado la de Dios es Cristo,</p> <p>Pienso que tambi&eacute;n los fieles de &nbsp;hoy, a pesar de su excepcional preparaci&oacute;n t&eacute;cnica y cient&iacute;fica, no entienden la mayor&iacute;a de las controversias entre doctores de nuestros d&iacute;as (el probabiliorismo, el principio de individuaci&oacute;n, la gracia actual, la capacidad del alma separada del cuerpo, el matrimonio rato y consumado, las sutilezas del precepto del ayuno eclesi&aacute;stico, diferencia entre iglesias cat&oacute;licas y otras iglesias cristianas, las sutilezas de la transubstanciaci&oacute;n, capacidad intelectual de las almas separadas del cuerpo, diferencias entre el Jes&uacute;s hist&oacute;rico y el Jes&uacute;s de la fe, las clases y grupos de &aacute;ngeles y menos el pecado de los &aacute;ngeles) les suenan a m&uacute;sica celestial o cuestiones bizantinas y lo expresa diciendo que para ellos tambi&eacute;n tenemos armada la de Dios es Cristo.</p> <p>Y a los hechos me refiero: cuando se analizan los conocimientos que tiene el pueblo fiel de los grandes misterios de la fe todos quedan asombrados&hellip; &iquest;saben cu&aacute;ntos bautizados creen que hayamos sido creados para la eternidad?</p> <p>Hago una llamada a todos porque la singularidad de las creencias dogm&aacute;ticas y el derecho vigentes actualmente en la Iglesia, son tan diferentes y distanciadas por dem&aacute;s del derecho civil que tienen que ver y conocer en su vida ordinaria, sea lo menos distinto posible. Que la ense&ntilde;anza de la fe catequ&eacute;tica se centre en lo que es espec&iacute;fico y central en la vida de la Iglesia y no lanzar sobre la cabeza de la gente escombros de unas tradiciones y modos de ser que ya nada tienen que ver con la cultura moderna. Que la fe tambi&eacute;n est&aacute; inculturizada y no hay por qu&eacute; ser respetuosos con tradiciones y formas de vida de esa fe que ya nada valen en la cultura moderna. Y el evangelio se retransmite en una longitud de honda fuera del dial de la comprensi&oacute;n asequible para o&iacute;dos modernos.</p> <p>Es lo que sucede tambi&eacute;n con institutos religiosos de vieja fundaci&oacute;n y que tienen que ponerse al d&iacute;a en sus tradiciones y costumbres creados para situaciones de vida totalmente distintos de los actuales. El aggiornamento es exigencia ineludible de toda instituci&oacute;n humana y de toda vida temporal y sometida al cambio y progreso cultural, como es la vida de la Iglesia.</p> <p>Que si no el pueblo cristiano acabar&aacute; dici&eacute;ndonos que estamos armado la de Dios es Cristo. Distinguir la esencial de lo accidental y separar ambos campos es un modo inteligente de realizar nuestra fe y nuestra vida que son esencialmente hist&oacute;ricas y siempre paralelas al mundo en que nos desarrollamos. Nunca he o&iacute;do que el criterio de verdad teol&oacute;gica sea la repetici&oacute;n puntillosa de lo dicho por nuestros mayores, ni el criterio de verdad sea repetir mec&aacute;nicamente las palabras de los antepasados como mantras repetitivos. Sepamos dar la raz&oacute;n de aquello que creemos y no contribuyamos a confundirlo todo como la de Dios es Cristo. Se cuenta que K. Barth preparaba la homil&iacute;a leyendo la Sagrada Escritura y teniendo en la mano el peri&oacute;dico del d&iacute;a.</p> <p>Porque sino estaremos poniendo piedras en el camino de la b&uacute;squeda de Dios. Hay que allanar, empedrar y asfaltar el camino que tienen que recorrer quienes buscan a Dios y no sembrarlo de tropiezos para que los sencillos no hagan traspi&eacute;s en la ya penosa b&uacute;squeda de Dios. Hay que buscar al Dios eterno y Creador de toda la naturaleza y no toparse con un lenguaje y unas costumbres de otros tiempos; eso queda para los historiadores del pasado o los nost&aacute;lgicos de lo periclitado.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Wed, 02 Aug 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/se-armo-la-de-dios-es-cristo/Estos ateos son unos aburridos…http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/estos-ateos-son-unos-aburridos/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Me lo dec&iacute;a una persona: &lsquo;Los ateos son unos aburridos&hellip; siempre est&aacute;n hablando de Dios&rsquo;. S&iacute;, los hay que abruman con tanto hablar de Dios y verborrea, nada m&aacute;s. No por mucho hablar se llega antes a la verdad. Lo que proponemos es buscar un sentido de la vida, practicar una vida conforme a la recta raz&oacute;n, pensar que hay otras criaturas de Dios como t&uacute; y que todas son merecedoras de la misma consideraci&oacute;n, ser tolerante con todos los que no piensan como t&uacute;, no avasallar a nadie con tu prepotencia o con tu af&aacute;n de protagonismo social, conservar siempre una sonrisa para todos por igual y arrimar el hombro a las empresas comunes. Todo menos dar la tabarra con un discurso mon&oacute;tono y monocorde sobre Dios.</p> <p>Buscar a Dios es cuesti&oacute;n vital, no el bla, bla, bla de tantos discursos de tertulia de caf&eacute;. Es cosa seria pues est&aacute; en juego la totalidad de la vida, la totalidad del sentido de vivir y la totalidad de nuestros quehaceres humanos.</p> <p>As&iacute; son los aut&eacute;nticos buscadores de Dios por todo el mundo a que me refiero. No hablo para conquistar personas para una cofrad&iacute;a ni para fundar una nueva secta al servicio de sus propios intereses. Lo que me interesan son quienes cuestionan su rutina vital, los que rastrean a Dios en los mil quehaceres de la vida ordinaria, los que se preguntan por el sinsentido de una vida sin horizontes o los que no encuentran explicaci&oacute;n a tantas sinrazones de la vida. Los buscadores de Dios viven una existencia tr&aacute;gica, no una existencia&nbsp; llena de palabrer&iacute;a f&uacute;til y de pasatiempo y verborrea cansina. Y son tantos millones de seres&hellip;</p> <p>Vivir es lo que acerca a Dios; hablar, no. &iquest;Qu&eacute; vamos a decir a Dios que &Eacute;l no sepa? Como dice un refr&aacute;n, el decir y el hacer no comen en la misma mesa. Lo que a m&iacute; me preocupa es&nbsp; la angustia de quienes viven sin esperanza y con total ignorancia de d&oacute;nde vienen y a d&oacute;nde van. Y esos los hay en todo el mundo y nunca en tan abundante n&uacute;mero como en nuestros d&iacute;as. Nuestros antepasados, aunque fueran ignorantes de nuestros progresos t&eacute;cnicos o de lo perfilado de nuestras ciencias, ten&iacute;an sin embargo conciencia de la existencia de Dios y la actitud religiosa la ten&iacute;an a flor de piel. Es decir, su vida ten&iacute;a sentido trascendente, ese que no existe en nuestra sociedad supratecnificada y compleja en todos los campos.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Mon, 19 Jun 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/estos-ateos-son-unos-aburridos/Perdón, no creo en misticismos panteístas ni en quietismos contemplativoshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/perdon-no-creo-en-misticismos-panteistas-ni-en-qui/<p>&nbsp;He le&iacute;do alguna vez un tipo de literatura religiosa y m&iacute;stica que se extiende en describir un estado de la persona en que llega a identificarse con Dios y a hundirse en lo divino hasta el punto de no ser &eacute;l mismo sino un otro divinizado, de modo que ya no son de este mundo y se transforman en seres et&eacute;reos y enfangados en lo divino y perdida su condici&oacute;n humana individual.</p> <p>Pues yo no entiendo esas sublimidades m&iacute;sticas ni est&aacute;n a mi alcance. Para m&iacute; no hay m&aacute;s perfecci&oacute;n humana que el ejercicio continuado y profundizado de las virtudes. Que dan para rato. Crecer en la justicia o en la esperanza divina es materia para muchos a&ntilde;os, y no digamos la fortaleza de &aacute;nimo o la virtud de la fe, tan imprescindibles para vivir aqu&iacute; abajo. Es una tarea que creo que da para una vida en este mundo por muy larga que exista. Y Dios nos ha hecho seres humanos precarios, dependientes y llenos de limitaciones, no &aacute;ngeles impecables.</p> <p>Por eso cuestiono esas experiencias pretendidamente m&iacute;sticas que hablan de hundirse en lo divino de manera que ya no hay que bregar por las virtudes humanas. En ello me confirmaron las siguientes palabras de Sta. Teresa de Jes&uacute;s, que algo sabr&iacute;a de experiencias m&iacute;sticas, digo yo. Pues en lo sublime de la s&eacute;ptima morada aconseja a sus hermanas:</p> <p style="padding-left: 20px;">&nbsp;&ldquo;Torno a decir que para esto es menester no poner vuestro fundamento s&oacute;lo en rezar y contemplar; porque si no procur&aacute;is virtudes y hay ejercicio de ellas, siempre os quedar&eacute;is enanas; y aun plega a Dios que sea s&oacute;lo no crecer, porque ya sab&eacute;is que quien no crece, decrece; porque el amor tengo por imposible de estar en un ser, adonde le hay&rdquo; (<i>Moradas del castillo interior</i>, morada 7, n. 9)</p> <p style="padding-left: 10px;">El ejercicio perseverante en las virtudes es tarea para toda la vida. No creo que haya un estado en que ya la lucha por las virtudes sea cosa superada. Ser cuidadoso con las enormes exigencias de la justicia, cumplidor de todos los detalles de la convivencia, ser tolerante con todos y vivir en paz con todos tratando de remediar sus m&uacute;ltiples males, eso es tarea nunca acabada. Y nada digamos del ejercicio de&nbsp; la templanza que es tarea de todas las edades. Proponer, en cambio, un ideal de&nbsp; desasimiento de toda laboriosidad de virtudes so&ntilde;ando con un estado de transformaci&oacute;n en lo divino, no alcanzo a imaginar ese estado; dudo que eso sea verdad. Perd&oacute;n, pues, por mis dudas.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Thu, 01 Jun 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/perdon-no-creo-en-misticismos-panteistas-ni-en-qui/Noverim me, noverim Tehttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/noverim-me-noverim-te/<p>Genial y profundo S. Agust&iacute;n cuando afirma que para conocer a Dios hay que empezar conoci&eacute;ndose a s&iacute; mismo: &ldquo;Que me conozca a m&iacute; mismo y as&iacute; Te conocer&eacute;: tal es mi plegaria&rdquo; (<i>Solil.</i>, l.2, c.1). Con raz&oacute;n afirma el fil&oacute;sofo J. Hessen que &ldquo;S. Agust&iacute;n es el m&aacute;s grandioso buscador de Dios del mundo antiguo&rdquo;.</p> <p>Buscar a Dios no es un rito vac&iacute;o de la vida sino la tarea fundamental de conocerse a s&iacute; mismo, de ser consciente de la propia identidad singular y de sentirse uno distinto e irrepetible en la totalidad de los hombres, es decir, ser c&eacute;lula viva en la sociedad. Es el modo como nos definir&iacute;amos ante quien nos pregunta -&iexcl;y no es Hacienda, por supuesto&iexcl;- qui&eacute;nes somos y de d&oacute;nde venimos. La conciencia de lo singular e irrepetible es lo que nos distingue de todos los primates de los que derivamos; llegar a homo sapiens supuso la toma de conciencia de la singularidad, de la libertad personal y de la irrepetibilidad de uno mismo respecto a los dem&aacute;s.</p> <p>No hay persona humana si no hay conciencia de la singularidad de las propias huellas digitales, de que somos algo distinto y diverso por nuestro origen y nuestro fin. Buscar a Dios en la vida no se puede encomendar a una agencia de viajes, ni a una sociedad de detectives, ni pagar a alguien que nos haga ese servicio, pues es la obra personal e intransferible de nuestra vida personal. No saber lo que es Dios para nosotros es lo mismo que no tener carnet de identidad humana o vivir sin papeles en la sociedad humana. Bucear en lo que somos ya es rastrear a Dios aun sin saberlo ni ser conscientes de lo que buscamos, pues nada de lo que hay en nosotros se comprende sin un Ser Supremo y nuestro Creador. Sin Dios no hay explicaci&oacute;n de qui&eacute;nes somos.</p> <p>Posiblemente nunca ha existido una sociedad tan opaca a lo divino&nbsp; y tan encerrada en lo mundano y temporal como lo son las sociedades modernas de gran desarrollo econ&oacute;mico, t&eacute;cnico y cient&iacute;fico. Por eso una sociedad superavanzada tecnol&oacute;gicamente es una sociedad ignorante de lo que es un ser humano al desnudo.</p> <p>He aqu&iacute; por qu&eacute; una sociedad que facilita y promueve el acceso a todos los bienes que a generaciones anteriores eran inasequibles, ahora se ha vuelto inepta para facilitar el acceso a lo religioso y a lo ultramundano. No conocer a Dios equivale a andar perdido en la vida o sin posibilidad de identificarse ante quien nos interrogue qui&eacute;nes somos.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Fri, 19 May 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/noverim-me-noverim-te/Poner el carro delante de los bueyeshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/poner-el-carro-delante-de-los-bueyes/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Existe una preocupaci&oacute;n pastoral y de sensibilidad religiosa por efectuar el bautismo de todo ser viviente tan pronto como ha llegado a la vida. Y es correcto&nbsp; y justificado. Pero lo an&oacute;malo es que frecuentemente ese inter&eacute;s por el bautismo no va acompa&ntilde;ado con la conciencia de sumisi&oacute;n al Creador o el reconocimiento de la existencia de Dios. Y en la vida es fundamental el reconocimiento de un ser superior de quien depende totalmente la existencia y la dignidad, as&iacute; como el uso de la libertad y responsabilidad.</p> <p>Francisco de Vitoria tuvo que reivindicar esta primac&iacute;a de lo moral respecto a cualesquiera pr&aacute;cticas bautismales forzadas y sin conciencia de la sumisi&oacute;n a Dios. Tronaba el c&eacute;lebre te&oacute;logo de Salamanca contra aquella soldadesca espa&ntilde;ola que dec&iacute;a hacer la guerra contra los indios para que se bautizaran y se pudieran salvar. Bautizarse, en cambio, no es lo m&aacute;s importante ni lo primero para salvarse. No pongamos el carro delante de los bueyes. Todo ser humano se salva con la gracia de Dios si, al llegar al uso de raz&oacute;n, opta por el bien conocido, lo cual est&aacute; en manos de todos, aun los m&aacute;s alejados del cristianismo, como eran aquellos indios ignorantes de la salvaci&oacute;n en Cristo. Era un contrasentido hacer la guerra para obligarles a que se bautizaran. Lo de los espa&ntilde;oles era una loca guerra santa, era como hacer trabajar y arrastrar a los bueyes pero el carro no estaba all&iacute;.</p> <p>Las estad&iacute;sticas asombran al decir que en la tradicionalmente cat&oacute;lica Espa&ntilde;a ya son much&iacute;simos las personas que ni siquiera est&aacute;n bautizadas. Y cada vez son m&aacute;s los bautismos de adolescentes o adultos, incluso los hijos de padres no bautizados.</p> <p>Ser&iacute;a desear y creo una obra digna trabajar para que todos, absolutamente todos, encuentren a Dios en sus vidas. Y eso se cumple por la rectitud de coraz&oacute;n, por la asunci&oacute;n de una vida recta y el comportamiento justo con los dem&aacute;s. Eso es encontrar a Dios: proponerse el bien conocido por la raz&oacute;n es buscar a Dios y emprender una vida recta conforme al sentido com&uacute;n es vivir en comuni&oacute;n con Dios. Y lo dem&aacute;s se dar&aacute; por a&ntilde;adidura: bautismo, sacramentos, pr&aacute;cticas religiosas, asociaciones piadosas. Es lo que dec&iacute;a Francisco de Vitoria a sus correligionarios, que el camino hacia Dios estaba abierto a aquellos indios y no era necesario hacerles la guerra para as&iacute; llevarlos a Dios; ni era necesaria&nbsp; la existencia de cruzados emprendedores de una guerra santa para convertirlos.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Mon, 08 May 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/poner-el-carro-delante-de-los-bueyes/Arrieritos somos y en el camino nos encontraremoshttp://buscandoadios.dominicos.org/articulos/arrieritos-somos-y-en-el-camino-nos-encontraremos/<p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>Se me ocurre este refr&aacute;n viejo de la maragater&iacute;a pero prescindiendo de lo que tiene de venganza encubierta y af&aacute;n de resarcirse. Me viene a la memoria pensando que los buscadores de Dios tambi&eacute;n nos encontramos en el mismo camino, aunque las situaciones de cada uno son tan diversas como la de los peregrinos que se encuentran en el camino de Santiago y los intereses e ideolog&iacute;a de todos nosotros sean por completo opuestas.</p> <p>El otro d&iacute;a observ&eacute; en una procesi&oacute;n de las Semana Santa que una mujer derramaba abundantes l&aacute;grimas contemplando la maravilla de una imagen de la Virgen profusamente adornada. Pens&eacute;: esta persona ha encontrado a Dios, pues se siente familiar de las cosas del cielo y reconoce que hay alguien a quien amar y servir no siendo de este mundo. Tengo por cierto que quien se cree lo m&aacute;s importante del mundo y que no necesita de nadie para cumplir su vida, no busca a Dios. &iexcl;C&oacute;mo va buscar a Dios si &eacute;l mismo se cree prepotente, perdonavidas y diosillo en su entorno!</p> <p>Con esa persona que lloraba desconsolada ante la vista de una imagen de la Virgen yo me encuentro en el camino de la vida, aunque posiblemente no tengamos ninguna otra cosa com&uacute;n. Lo primero es que yo no soy un hincha de las procesiones. Y no porque no reconozca que son maravillas de arte y devoci&oacute;n popular, sino porque prefiero contemplar esas im&aacute;genes admirables en las iglesias, con tranquilidad y sosiego donde est&aacute;n durante todo el a&ntilde;o. Somos muchos los que compartimos el rastreo de lo divino en este mundo aunque nuestros gustos, ideas y sentimientos ante la vida sean tan diversos como entre los arrieros maragatos y sus eventuales traficantes.</p>Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.Fri, 21 Apr 2017 00:00:00 +0200http://buscandoadios.dominicos.org/articulos/arrieritos-somos-y-en-el-camino-nos-encontraremos/