Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

6
Sep
2019

DEBÉIS SER “PRUDENTES COMO SERPIENTES”

1 comentarios

   

Hay una virtud que dirige la danza de todas las demás. Es la virtud de la prudencia. ¿También gobierna la caridad? Pues sí, el amor a los demás debe ser prudente en todos sus actos, respetando derechos, singularidades y autonomía de todas y cada una de las personas, recordando  lo más posible todo lo pasado, dando la intensidad necesaria al presente y previendo anticipadamente el futuro de cada sujeto. Prudente no significa que haya de ser corto sino con máxima eficacia, con total garantía y tacto. En una palabra, respetando al máximo la singularidad de esa persona a la que decimos amar y sus decisiones personalísimas, su libertad en una palabra.

Hay que recordarlo, pues últimamente se ha vaciado de sentido a la prudencia. Se la reduce a lo cauteloso, a lo que huye de todo compromiso, a lo que se esconde cuando hay que salir por los fueros de algo, al agazapado. Y así parece que al prudente nunca se le puede echar la culpa de nada, porque no hace nada ni está en la lucha de nada; no pierde ninguna guerra porque nunca está en la batalla. No. Eso no es la virtud sino una fuga de toda eficacia.

Porque si es virtud la prudencia lo es porque es una decisión bien pensada y meditada de lo que conviene hacer en cada caso particular, en cada circunstancia de tiempo y lugar y eso hacerlo decididamente, sin ambages y con nervio. A todo acto virtuoso debe preceder un juicio certero y ajustado de lo que debe hacerse en cada caso y ese juicio es a lo que llamamos prudencia. Nuestras conductas concretas deben ir siempre precedidas de un juicio singular y de una actitud plenamente circunstanciada o, de lo contrario, nos convertimos en un recetario para uso de todos. No; eso no es actitud virtuosa sino conformismo, mimetismo, vida gris; todo menos actitud racional y personal ante el bien. Amoldarse a lo que se lleva, adaptarse a la moda. La prudencia es ir contra la corriente, navegar hacia arriba y, sobre todo, respetar a los demás en su singularidad.

Los rectos buscadores de Dios lo hacen siempre con una caridad prudente para los demás. El acto prudente es también una iluminación del Espíritu de Dios. La Biblia llama a la prudencia vivir en sabiduría.

 

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
14 de Septiembre de 2019 a las 12:22

Anda necesitado el pueblo fiel, Osuna, de directrices sólidas, de coherente doctrina moral, que trascienda la tabla negativa de pecados e infracciones y asuma una ética de virtudes. Sin mucho fundamento se repite a menudo que la moral tradicionalista, entendida por tal la anterior al Concilio Vaticano II, era un código, y que la nueva, bajo el impulso de Curran, Haring y otros, atendía a la conciencia del sujeto, el reiterado discernimiento, que tanto se repite de un tiempo a esta parte. Como si la prudencia no fuera el eje del discernimiento. En estos tiempos de quebradiza doctrina moral, de negación de facto de la ley natural y de la objetividad del bien (y del mal), de dubbia y de silenciamiento (knocking out diría un inglés con propiedad) de la Veritatis Splendor, aquella encíclica magnífica sobre la moral, resulta penoso cómo los teólogos andan buscando componendas imposibles de cohonestar con documentos postsinodales.