Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

10
Jul
2020

Ingreso mínimo vital. Tarde, pero, al fin, bien

1 comentarios

  

Albricias. Ya se ha aprobado algo que todos deseamos. Se aprobó el Ingreso Mínimo Vital. Echa a andar algo que todos anhelábamos. Algo reclamado por todo humano y, por supuesto, también por Caritas. 850.000 hogares, 2.300.000 personas. Vaya si es de interés general. ¡Cuántas ocultas necesidades había que solucionar! Familias sin recursos, condenadas a vivir de limosna, confinadas en reducidísimos espacios vitales y sin poder pagar los servicios más necesarios para subsistir y arrojados de su vivienda por impago. Y sin perspectiva de solución laboral para trabajadores en tiempos de epidemia. Es compatible con otras ayudas sociales o ingresos que no lleguen al umbral mínimo. La ayuda es por familia, aunque sea de un solo miembro pero no afecta a inmigrantes irregulares.  

Bien, son más casos de letra pequeña. Era algo anhelado por la mayoría de la población y promovido por Cáritas y muchas entidades sociales. Un aplauso. Ya habrá tiempo de discutir esa letra pequeña y lo harán los entendidos; lo dejo en manos de los políticos, que para ello les pagamos. Pero debiera afectar a todas las familias e incidir en quien está al frente de ella, de cualquier condición que sea. Como dijo Juan XXIII: “es de justicia un salario único dado al cabeza de familia que sea suficiente para las necesidades de él y su familia” y del que, sugieren muchos, “no han de quedar fuera tampoco los inmigrantes irregulares”. Hay muchos casos concretos que no entran en la ley.

La solidaridad y arrimar el hombro es ley para todos los humanos Algo inherente a la condición humana. Y ello deriva singularmente de que todos tenemos un único Padre y Creador. Esa es la voluntad de Dios y quien la secunda ya ha encontrado a Dios. También buscar a Dios requiere tener solventadas las necesidades mínimas vitales.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Claudia
12 de Julio de 2020 a las 16:53

Buenas tarde, discúlpeme, yo no estoy muy de acuerdo, pero tengo dudas al respecto. Porque? En estos últimos tiempo he intentado ponerme al día con una formación reglada aquí en Fuerteventura y he optado por estudiar a través de radio Ecca una fundación jesuita, como no pude homologar casi tres años de magisterio, me decidí aempezar desde la IV de Eso, aprobé con sobresaliente en junio y estoy bastante feliz, Dios mediante.
En un módulo pude leer que un eminente economista, lamentablemente no recuerdo su nombre, alertó sobre la decisión de dar recursos para ayudar las familias pobres, que sin embargo permanecen en pobreza porque no pueden igualmente satisfacer sus necesidades excepto las muy básicas, es decir ningún núcleo familiar prospera y se genera una acostumbre al asistencialismo.
Mejor sería adoptar las mismas politicas sociales impulsadas por los países nordicos, donde los que tienen en abundancia pagan sus impuestos a los gobiernos que actuan ayudando a los que no pueden susistir o casi y están asistidos en sus necesidades pudiendo acudir a medicos, estudios, dando la nota, alquileres sociales y de ese modo se fomentaría la mejora personal, porque todos pueden tener las mismas oportunidades. Supongo que la discapacidad estará considerada como una situación de mayor ayuda todavía. En mi caso por ejemplo, teniendo una pensión de discapacidad, me puedo más o menos defender cuando no tengo empleo, desde marzo estoy en el paro.
Soy italiana, de la Parroquia de Puerto del Rosario en Fuerteventura y desde 1999 vivo aqui en la isla.Tengo 56 años y un 67% de discapacidad psíquica y física, no obstante no me guste intento aceptar este misterioso designio de Dios porqué yo no nací con nada de eso, me sobrevino, debido a muchos tonteos con las drogas.
Le pido por favor estimado padre una opinión sobre este argumento, que he intentado exponerle porque me veo como si fuera egoista a no compartir del todo esto del IMV.
Muy agradecida de antemano.
Dios le bendiga.
Claudia Molini