Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

21
Feb
2017

¿Qué me dices de los agnósticos?

1 comentarios

Está muy extendida la opción que se declara agnóstica respecto a todo lo divino. Yo no entiendo esa postura intelectual. Porque si pretende ante todo ser una afirmación de la supremacía de la persona humana (“el agnosticismo es un humanismo”, como reza uno de sus eslóganes), lo que más dignifica al ser humano es plantearse la existencia de Dios y rastrearlo en la vida. El ápice de la evolución del hombre en siglos es referirse a un ser supremo por encima de su propia realidad. Es un término que nunca llegaron a alcanzar los simios ni los antropoides; a partir de su planteamiento nació la raza humana. Desechar ahora ese planteamiento reduciendo lo humano a lo que está aquí abajo y es visible es renunciar al máximo desarrollo que ha llegado la inteligencia. No entiendo, por consiguiente, que ahora lo progre sea renunciar a esa conquista de la evolución humana. Sería tanto como defender un humanismo del futuro que fuera a-poético, a-cultural, a-científico  o a-místico. ¿O estoy equivocado respecto a lo que quieren decir quienes se proclaman agnósticos?

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Ángel
25 de Octubre de 2017 a las 10:04

Un agnóstico, como yo soy, es simplemente un ignorante, que además carece de fé.
Fé entendido como el conocimiento, cierto, de que existe Dios, como es el que afirman tener los creyentes.
Yo no pongo en duda la "fé" que dicen tener los creyentes, "líbreme Dios", ójala tuviera yo fé, y como dudo, le rezo a Dios, por si existiera, que de la gracia de aun sin creer, como Santo Tomas, hacer el bien, y que en el caso de existir, me pongo en Sus manos y Su voluntad para lo que Él quiera, pues en caso de existir Dios, que no lo sé, como diría San Miguel:
"¿Quien como Dios?.
Nada me haría más feliz que un Dios del Amor, omnipotente, omnisciente, omnipresente. Pues tantos de mis hermanos hoy descarriados como yo encontrarían tarde o temprano, el camino y el sentido de la vida, que es la Verdad y el Amor.