Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

1
Jul
2022

Hallar a Dios a trancas y barrancas

1 comentarios

Muchas veces he pensado que encontrar a Dios en nuestra vida y percibir su amor hacia cada uno de nosotros era cosa sencilla. Que bastaba responder a los menores sentimientos de humanidad para  captar que esta humanidad está totalmente dependiente de Dios. Pero me he encontrado con quienes pasan una larga historia hasta su encuentro con Dios. Ha sido un encuentro cargado de dificultades, cosas inexplicables que hacían que esa labor de encuentro se convirtiera en una epopeya llena de sinsabores, contradicciones, amarguras y rebeldías. Fue difícil aceptar la existencia de un ser supremo y reconocer nuestra dependencia y su infinita sabiduría que sabe por qué las cosas suceden como suceden sin que nosotros encontremos explicación. Así se llega a Dios a trancazos y abriéndose camino entre sinsabores y dificultades de la vida a las que ha habido que hacer frente.

“Caer en la tentación” que dice el Padrenuestro. La caída nunca es elevación, por muy seductora que se presente y la propaganda moderna y también muchas personas presentan caídas seductoras o cuando menos “ya tendrás tiempo de arrepentirte si no te gusta”.

Es la grandeza de nuestro Creador: nos ha hecho libres para tomar decisiones sobre cosas que son para nuestro mal, pero ha respetado la libertad como un don mayor de nuestras vidas. Podría habernos evitado caer en la tentación marcándonos indefectiblemente las conductas, pero lo ha dejado a nuestro libre arbitrio. Dios nos ha querido libres y así nos ha hecho. La libertad la podemos usar para nuestro mal. Eso es precisamente la tentación del mal. De la que pedimos ayuda para no caer en el Padrenuestro.

Podemos y hacemos muchas veces olvido de Dios en nuestras vidas, pero lo cierto es que él nunca se olvida de nosotros, le estamos presente en nuestras disquisiciones, ocupaciones vulgares y ensueños incompatibles con lo divino, pero hay situaciones en la vida (traiciones de amigos, enfermedades penosas, muerte de seres queridos) en las que es imposible no pensar en Dios. Es entonces cuando hay que percibir dónde habla Dios y qué dice en esa situación irrepetible. Y su voz nos hace encontrarnos con lo genuino, lo real y lo liberador aunque sea muy doloroso. La negatividad y victimismo no son voces de Dios sino eco de nuestras miserias. La voz de Dios resuena para los católicos que están al margen  del cumplimiento de preceptos positivos, está en los divorciados que se han vuelto a casar, en quienes viven una vida irregular en los preceptos positivos, en los homosexuales y lesbianas. En suma, en las vidas irregulares ante las leyes y el derecho. Esto es toparse con Dios a trancas y barrancas. Que sucede y es inescrutable para nosotros.  

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Loreto
3 de Julio de 2022 a las 08:04

El camino de la libertad y de la confianza.

Gracias y feliz día del Señor.