Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

18
Jun
2019

La herejía del situacionismo

2 comentarios

   

Hace tiempo se hablaba en Teología Moral de la herejía del situacionismo, también llamada americanismo y los teólogos bramaban contra ella. Pero ya Sto.  Tomás decía que las leyes generales postulan leyes particulares y las particulares casos no “encajables” en la realidad. La vida no  se adapta a las cajas de las generalidades. Sin comprender la “singularidad” nunca comprenderemos las cosas como existen en su individualidad, es decir, la realidad. Sin hacerse cargo de las situaciones nunca cumpliremos bien la aplicación de la ley. Es preciso estar siempre “situado” en la circunstancia concreta y evocarla inteligentemente. Y de ahí proceder a cualquier género de legalidad o generalidad.

De profesor de estas materias tuve que enseñar repetidas veces que la ley formalmente no es más que la tipificación abstracta de una conducta o de una situación. Y la vida es tan compleja que no puede encerrarse en un tipo. Son variadísimas las conductas y las circunstancias que rodean cada comportamiento. Por ello las leyes siempre necesitan una aplicación del juez, una actividad interpretativa, una descripción más concreta de lo singular en ellas, una tipificación que les dé generalidad. Esto lo cumplía mediante la virtud de epiqueya.

Pues bien, ahora percibo un reclamo continuo de la ley, pero un olvido total de lo concreto, de lo personal, del pathos de cada situación. Sólo vale lo genérico e indeterminado: el tenor de la ley.

Cuando se encuentra a Dios es siempre en una situación concreta, irrepetible, como la conciencia personal de cada sujeto. No está legislado nuestro encuentro con Dios ni siquiera en la última redacción del derecho canónico. Y en cambio veo anunciados numerosos libros que quieren fijar leyes comunes, válidas para todos, sobre la meditación, la oración, los grupos de trabajo religioso, la conversión a Dios. Como si buscar a Dios fuera una causa de entrenamiento, un aprendizaje escolar, una gimnasia muscular, un curso que hay que aprobar o una competición que hay que ganar.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Edgar Mattos
23 de Junio de 2019 a las 18:00

Muy buen comentario. A semejanza de nuestro encuentro con Dios a través del Evangelio y circunstancias particulares con Jesús su Palabra; nuestro juicio de las situaciones ocurridas con nuestros hermanos, debe ser peculiar y único, cada hecho tiene sus razones y eso es lo más importante. No olvidar la importancia de conocerse a sí mismo antes de evaluar la actuación de los demás

2
Antonio Osuna
24 de Junio de 2019 a las 12:22

Vivimos en tiempo del dominio de la ciencia.Y la ciencia parte del supuesto que las mismas causas producen siempre los mismos efectos. Los sentimientos religiosos no son así. Cada imdividuo viva su religiosidad de modo distinto. Y buscar a Dios es distinto en cada sujeto, como lo es la historia de sus vivencias religiosas. Cuidado con reducer la religión a una ciencia