Logo dominicosdominicos

Blog Buscando a Dios

Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.

de Antonio Osuna Fernández-Largo O.P.
Sobre el autor

21
May
2021

No se ganó Zamora en una hora

0 comentarios

Usar paciencia en las cosas del espíritu. El reino de Dios se siembra y queda oculto en la tierra; no es un petardo que estalla al momento. Hay que morir en largos días invernales antes de empezar a fructificar al calor de los días. Así sucede también con la semilla de Dios en nuestro espíritu. Requiere tiempo y paciencia. Las obras de Dios llevan un ritmo lento, alejado  de las ocurrencias humanas y de las explosiones súbitas que tanto sorprenden nuestras vidas.

La historia humana tiene a veces medidas que se alargan en el tiempo. Medidas cósmicas de siglos. Y el espíritu humano tiene ritmos seculares. Así ha querido Dios preparar el mundo de nuestra salvación en millones de siglos, lo cual es señal del máximo respeto que a Dios le merece la libertad humana. Para Dios no hay prisas ni congojas súbitas y el madurar del espíritu requiere una dilación temporal.

La hagiografía está llena de santos que transcurrieron toda su vida sin ver colmados sus deseos pero siempre confiando que Dios los haría fructificar como así ocurrió. Que las obras de Dios no son un petardo que estalla en un momento  y se diluye.  Requieren tiempo y paciencia, como la conquista de Zamora que no aconteció en una hora sino que la ciudad hubo de resistir un largo asedio y llegar a ver el asesinato del rey Don Sancho por el traidor Vellido Dolfos y solo así Doña Urraca entregó la ciudad a su otro hermano, Alfonso VI.

 Dios tiene sus ritmos singulares; desde luego no es el de las grandes noticias en los telediarios ni en las radios al minuto pues funciona al ritmo de lo eterno e impredecible. Por eso la paciencia de Dios mide las obras que verdaderamente son de Dios y trasmuta la historia de las obras no permitiendo que se les aplique los ritmos de nuestros relojes ni los plazos de nuestras previsiones. Son obras de Dios que van a su ritmo, el de Dios. El reino de Dios no se conquista en una hora sino que está sujeto a la paciencia de Dios.

Posterior Anterior


Deja tu comentario

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta